Pelegrina

 

Pelegrina
Pelegrina

El río Dulce en el curso que le lleva a formar el barranco que le da nombre, entre cárcabas y rapaces se topa con la majestuosa silueta del Castillo de Pelegrina. Quien sabe cuantas batallas libró y a cuantos nobles cobijó. Hoy mientras el visitante le contempla para inmortalizar tan bello paisaje no puede dejar de pensar en aquellos habitantes que en tiempos pasados dicha fortaleza protegía.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .