Siluetas en el valle

Pasar una jornada completa mezclándote y camuflándote con el entorno te puede deparar alguna sorprendente imagen. Es cuestión de ser paciente, de escuchar la berrea y tener todo dispuesto en el momento preciso. Tras varios minutos de balidos intermitentes, un ciervo macho asoma en la colina todo poderoso, tras anunciar su llegada triunfal al harén. La noche se acerca y junto con la puesta del sol la luna creciente se deja ver resplandeciente conformando una toma irrepetible. Llegó el momento de disparar!   Continúa leyendo Siluetas en el valle

Tu voto: